Vetusta Morla

Entrevista a Vetusta Morla

Guille Galván, Vetusta Morla: “Para saber hacia dónde quieres ir, es imprescindible saber de dónde vienes”

Texto: Paula Pérez

 

Vetusta Morla ha atravesado océanos a nado en la industria musical de este país. Son la evidencia cantante y danzante de que se puede llegar al mainstream sin perder la independencia. Analizamos su nuevo disco Mismo sitio, distinto lugar (Pequeño Salto Mortal, 2017) con Guille Galván (guitarra, principal compositor) a lo track by track, por lo que te recomendamos que le des play al Spotify y vayas leyendo las inspiradoras palabras de Guille mientras las canciones se van sucediendo. Es solo una sugerencia, tú puedes hacer lo que quieras, que para algo eres indie. Empezamos.

 

Comencemos por el principio: Deséame suerte. Vuestro nuevo disco se ha gestado en el triángulo Madrid – Nueva York – Berlín. Y es lo que es gracias a Greg Calbi, responsable de la masterización de álbumes como Young Americans (David Bowie) o Born to run (Bruce Springsteen), entre otras personalidades. Como decís en esta canción, “ha sido mágico”, ¿no?

El disco ha sido el relato de un proceso de transformación. En él hemos tenido la suerte de atravesar lugares que han sido capitales en nuestra educación melómana: Hansa Studios, Sterling Sound, nuestro local de ensayo… Además de Greg, hemos tenido la suerte de trabajar codo con codo con Campi Campón y Dave Fridmann, uno de nuestros productores favoritos (MGMT, Tame Impala, The Flaming Lips), un auténtico genio.

Turno de El discurso del Rey. Seguimos con los detalles más técnicos del disco. Hacéis el lanzamiento con vuestro sello, Pequeño Salto Mortal, pero os distribuye una de las abejas reinas: Sony. He oído que necesitabais una multinacional para distribuir en más países.

Con MSDL tenemos la fortuna de salir simultáneamente en todo el mundo y hacer un lanzamiento físico que, por primera vez, sincroniza a varios países: España, México, Argentina y Colombia. Seguimos haciendo discos para nuestro sello, Pequeño Salto Mortal, desde la libertad artística y la independencia, y además ahora podemos compartirlos de forma más coordinada y global con todos los países.

Vetusta Morla (c) Jeronimo Avarez

Vetusta Morla | © Jerónimo Ávarez

En Palmeras en La Mancha, aparecen fragmentos narrados tipo El Mundo Today, ¿será que necesitamos humor para encajar este mundo disparatado? Decís un “podría ser yo”. ¿Crees que todos somos susceptibles de que no aguantemos más, un día se nos vaya la pinza y “quememos la sucursal”?

En el disco hay distintos puntos de vista que no aparecían en nuestros discos anteriores de una forma tan descarada. Una de ellas tiene que ver con la ironía y la sátira. Quizás sea Palmeras en La Mancha la que utiliza esta mirada con mayor descaro. Creo que la sátira es bien necesaria para comprender los tiempos que corren y el auge del género y de los colectivos que la desarrollan no es casual. La canción habla de distintos personajes que están a punto de acabar con todo porque ya no aguantan más. Esa sensación de vivir al filo de un arco que no para de tensarse creo que la tenemos todos y no puede durar para siempre.

Si tuvieras que hacer un Consejo de sabios con personajes históricos y actuales, ¿quiénes serían?

Probablemente los buscaría fuera de los focos, de las redes. Quizás no supiera ni sus nombres. Iniciaría una odisea en su búsqueda y solo al final me daría cuenta de que lo son.

Ole. 23 de junio probablemente pase desapercibida y no será nunca un hit (quizá sí oye, no soy ninguna gurú), pero al menos a mí me parece especial. En El Mundo decíais que “si una canción te llega y te emociona es suficiente para que sea buena, aunque lo sea sólo para ti”.

Que una canción se convierta en hit depende de tantas cosas que no sé si es aventurado hablar de ello a priori. Posiblemente sea una canción chiquita, en el mejor sentido de la palabra. Es un vals compuesto casi con retales, a modo de puzzle. Para mi es una de las canciones más emocionantes del disco. Es difícil que una canción especial pase desapercibida, pero es cierto que muchas de ellas no se han desarrollado por las grandes autopistas… ¿Quién sabe? El Bohemnian Rapsody de Queen fue rechazado por todos los entendidos del negocio cuando se propuso como single de A night at the opera y mira lo que ocurrió después.

La deriva era un poco un “grito de rabia” por la situación del país. ¿Es Guerra Civil una llamada a la acción?

Guerra Civil habla del conflicto interno, de la necesidad de buscar enemigos fuera de las trincheras cuando, en realidad, el malo se construye en el espejo. Ese enfrentamiento lo quisimos llevar al plano musical también y la canción fue armada con una arquitectura de dos baterías contrapuestas, una por cada lado, para lograr la sensación de escucharla en medio de un campo de combate, en medio de dos frentes. En la escucha con auriculares se aprecia muy bien esta idea.

Llegamos a la canción que habéis hecho servir como primer adelanto, Te lo digo a ti, que además estrenasteis en Radio 3. ¿Vetusta Morla también es lo que escucha?

Este es un disco que abre muchos caminos, mira al futuro. Pero es curioso porque en ese proceso hemos tenido que trabajar muchas cosas de nuestro pasado para saber quiénes éramos ahora. Para saber hacia dónde quieres ir, se antoja imprescindible saber de dónde vienes. Supongo que Radio3 es una de esas partes y por eso nos sentimos cómodos y honrados de estrenar nuestras canciones en la radio pública.

Vetusta Morla (c) Jeronimo Avarez

Vetusta Morla | © Jerónimo Ávarez

Punto sin retorno. Ahora que ya estamos llegando al final. Leí que este álbum refleja de manera fragmentada un proceso de transformación. Yo me quedo con la sensación de que este disco es aún más introspectivo que Memoria instantánea. ¿Cómo lo ves?

Posiblemente, es un disco que narra una metamorfosis, y la cuenta desde el mismo epicentro de la banda, desde nuestras tripas. En todo cambio descubres cosas de ti que te gustan y otras que no tanto y había que poner todas sobre la mesa para ser honestos con nosotros mismos. Sin embargo, aunque el disco parta de muy dentro, creo que también es muy expansivo y lo que cuenta tiene bastante que ver con el proceso y la transformación que estamos viviendo como sociedad.

La vieja escuela es un tanto nostálgica, como un canto al pasado lleno de recuerdos en álbumes de fotografías y el Major Tom de Bowie. ¿Qué año recuerdas con más cariño y por qué?

Más que nostálgica, creo que es una canción que habla de honrar el legado, de respetarlo, pero saber que es la hora de generar nuevos mitos, de dar continuidad a una generación que está desapareciendo. Le toca a esta generación construir los próximos referentes, no solo musicales. El tema además tiene muchas novedades en cuanto a producción y estructura. La idea era hablar del pasado, pero con la cabeza puesta en lo que está por venir, así que, si tengo que recordar un año con cariño, te diría que el que está por llegar, y así no hay conflictos nostálgicos.

Y acabamos con Mismo sitio, distinto lugar… Ha pasado ya casi una década desde aquel ya clásico Copenhague. ¿Podrías mirar un poco para atrás y decirme tres cosas buenas y tres cosas malas que habéis vivido en estos años desde el lanzamiento de vuestro primer álbum?

Las buenas y las malas suelen ir entre vedadas. Todo tiene su reverso, sus resacas o su lado amable. Así, a bote pronto, me quedaría con la posibilidad de conocer Latinoamérica, con los procesos de creación de las canciones y con la imagen de la gente que canta nuestras canciones en directo. Lo malo me lo guardo, prefiero no recordarlo hasta que se transforme en algo positivo.