Foto © Víctor Parreño

AIR

Air watch the stars

Texto: Paula Pérez
Foto: Víctor Parreño

Los etéreos Air salieron al escenario del Festival Jardins de Pedralbes vestidos de blanco. Detrás de ellos, unos visuales cambiantes que primero fueron espejos para después ser cebras y árboles que, fusionados con la noche estrellada, escenificaban un perfecto Moon Safari (Virgin, 1998). Volvimos a ese hipnótico debut con Remember, canción que abrió la veda para que fueran desfilando todos los hits del álbum. Y recordamos. Recordamos esos años finales del siglo XX donde nos prometían que todo sería siempre maravilloso.

La suya es música para relajarse antes de dormir, para escuchar mientras estudias o incluso es Music for museum (The Vinyl Factory, 2014), su último disco. Un álbum del cual no interpretaron ningún tema, sino que su repertorio se basó en el ya clásico 10 000 Hz Legend (Virgin, 2001) y en las excelentes bandas sonoras que realizaron para los films de Sofía Coppola como Las vírgenes suicidas (cuyo tema principal es Playground love) y Lost in translation (ídem con Alone in Kyoto).

Además de los mencionados y de algunas joyas de Talkie Walkie (Virgin, 2004), los temas protagonistas de la noche fueron los de Moon Safari: Eclipsó la fuerza de Talisman; antes de unos bises que se hicieron de rogar miramos embrujados las estrellas con Kelly watch the stars, para ya en la propina hacernos felices con una interpretación de Sexy boy un tanto distinta a la original.

Los franceses han depurado su sonido en estos 20 años, convirtiéndose ahora en más rockeros entre muchas comillas sin olvidar sus referencias electrónicas. Acababa el concierto con la instrumental La femme d’Argent en una versión mucho más extensa, trallera y entregada que en el álbum del 98. Nos elevamos física y espiritualmente con ese loop que iba disminuyendo la intensidad mientras el dúo formado por Nicolas Godin y Jean-Benoit Dunckel acompañados del resto de la banda hacían reverencias sin mediar palabra. Porque, como demuestran sus discos, a veces hablar está de más.

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR

Foto © Víctor Parreño

AIR