Belle & Sebastian Als Jardins De Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian en el Festival Jardins de Pedralbes: Emoción interrumpida

Text: Paula Pérez
Foto: Víctor Parreño

Han pasado algunos años desde aquellas tardes melancólicas de instituto cuando me ponía en bucle The life pursuit (Rough Trade Records, 2006), un disco imprescindible en la trayectoria de Belle & Sebastian. Aun así, fui a verlos al Festival Jardins de Pedralbes con esa misma pasión teenager. Joder, es que es un discazo. De principio a fin. Pero en 20 años han producido muchísimo más material. En este concierto de domingo noche interpretaron mayoritariamente temas de If you’re feeling sinister (Jeepster Records, 1996), The boy with the arab strap (Jeepster Records, 1998) o Dear catastrophe waitress (Rough Trade Records, 2003), entre otros. Un buen repertorio, aunque no pude evitar echar de menos temazos como I want the world to stop (Write about love, 2010).

– Sí, cariño. Ya estoy sentado. Grabaré en video tus canciones favoritas. Qué pena que no hayas podido venir. Unas filas delante de mi hay un niño jugando con el móvil. Qué desperdicio – decía un hombre de mediana edad en la fila anterior a la mía – Yo creo que no eh cariño. Los miro y pienso, ¿este tipo de gente es el público de Belle and Sebastian? Vienen porque es Pedralbes, como quien va a Cap Roig. Pero seguro que no saben quiénes son. O igual sí pero solo conocen la de New York. Una injusticia que no estés tú aquí.

Imagino que “la de New York” es Piazza, New York catcher (Dear catastrophe waitress, 2003), uno de los hits que no faltaron ayer. Los de Glasglow tocaron alrededor de 20 canciones perfectamente interpretadas que iban incrementando la intensidad hasta que al final todo el mundo se vino arriba. Y literalmente, ya que se podían contar con los dedos de un pie las personas sentadas, además de que dejaron subir a asistentes al escenario hacia el final del concierto, con la rocanrolera We are the sleepyheads (The life pursuit, 2006).

Antes de llegar a ese punto, se contaban más de siete personas sobre el escenario pero el que destacaba sin duda era el líder de la banda: Stuart Murdoch (voz, teclados, guitarra). Entre canción y canción no faltaban las bromas. Como: “¿Quién vive aquí?”, refiriéndose al Palau Reial que, salvo ocasiones puntuales (Juan Negrín o Franco), nunca ha funcionado como residencia habitual de nadie, y menos de ningún rey. Más divertido aun fue cuando después de que algunos asistentes hicieran callar a otros en el turno de aplausos – en serio, too much, deja aplaudir a la gente hombre – añadió “wow, you’re very noisy tonight. I’m joking haha”. O cuando se ponía a comentar los visuales, que a veces incluso se convertían en fotos personales… Resumiendo. Que Murdoch es muy gracioso. Pero le faltó chispa para la canción que varios estábamos esperando. Algunos la pidieron a gritos incluso. Por supuesto: Another sunny day (The life pursuit, 2006). En los bises cogió la guitarra acústica y, solitario en el escenario, nos regaló la primera estrofa. Lágrimas de emoción estaban a punto de deslizarse por mi cara hasta que todo se vio interrumpido a causa de un problema sin identificar. “Creo que estoy muy viejo para tocar esta canción”, añadió el cantante. La próxima vez será. O eso espero.

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian

Belle & Sebastian als Jardins de Pedralbes

Belle & Sebastian