Javiera Mena – Maremagnum Fest

Maremagnum Fest

Maremagnum Fest 2017

Fotocrónica de Aitor Rodero

Maremagnum Fest – ‘A Fuego’

 

Por el puente del Maremagnum caminaban cientos de personas. Algunos entraban y otros salían de vuelta a las ramblas. Entre los que entraban, algunos eran parte de esa masa de turistas que ocupan Barcelona en cuanto empieza a salir un poco de sol.

Otros… otros no eran turistas, pero tal vez si que formaran parte de una masa de gente que se moviliza de festival en festival. Y en esta ocasión se dirigían al Maremagnum Fest, que siendo completamente gratuito, con un cartel de lujo y cervezas a 2€ prometía ser uno de los platos fuertes de este fin de semana en Barcelona.

El sábado por la tarde arrancaban los conciertos de ese día, todos ellos de alto contenido electro-pop. Con el sol poniéndose y alumbrando el escenario, Maïa Vidal entraba al escenario e iluminaba al público con su cálida sonrisa y sus melodías electrónicas. Después de ella Joe Crepúsculo ponía a bailar a todo quisqui. Para que nadie se perdiera los mejores momentos avisaba cuando llegaba un subidón o nos dejaba bien claro que esa tarde todos teníamos que ir A Fuego. Y por si los dos primeros monstruos escénicos no hubieran dejado el listón suficientemente alto llegó Javiera Mena y cerró la noche con un espectáculo de música, luces y coreografías de lujo. El público se había pasado la tarde y parte del anochecer moviendo el esqueleto.

El domingo la cosa iba a ser bastante diferente, pero no menos intensa. Y es que aunque la puesta de sol era la misma, los primero acordes de Captains dejaron muy claro que habían llegado las guitarras eléctricas para substituir a los sintetizadores. Fee Reega (cantante de Captains) desbordaba energía. Y la cosa fue in crecendo. Mourn empezaron su concierto con un intenso solo de batería que dio paso a lineas de bajo intensas, rasgados de guitarra y voces incluso mas rasgadas. Y al ponerse del todo el sol León Benavente desplegó una pantalla de luces en el escenario y pusieron la plaza del Maremágnum patas arriba con un directo potentísimo.

Y después… de vuelta a atravesar el puente del Maremagnum. De vuelta a casa. De vuelta al día a día. Tal vez un poco cansados, tal vez un poco afónicos… pero sobre todo “a fuego”.