Concierto De Adriana Varela En Barts

Adriana Varela

Alta literatura

Texto y foto: Dani Alvarez

Que las letras de la música popular son literatura es tan obvio que hasta la academia sueca ha tenido que rendirse a la evidencia y ha concedido el último Nobel a un cantautor folk. Yo me di cuenta en el 99, cuando José María Micó, en una clase de poesía hispanoamericana, le dio al play y Gardel nos soltó los ácidos versos de Santos Discépolo: alta literatura.

Así, quiso el azar o la necesidad que la presencia de Adriana Varela en la sala BARTS, dentro del Festival Guitar Bcn, coincidiera con la Setmana de la Poesia de Barcelona. Tras dedicar el recital al poeta barcelonés Vázquez Montalbán, artífice de su primera visita a la ciudad en el 98, la Gata nos ofreció no tanto un concierto como una antología poética por la que desfilaron los grandes poetas del tango: Cadícamo, Lepera, el Cacho Castaña, Santos Discépolo, Sanguinetti y –palabras mayores- los dos Homeros, Manzi y Expósito, así como invitados de honor como el uruguayo Jaime Roos y Joan Manuel Serrat, de quien Varela escogió una canción de juventud, De cartón piedra.

Arropada por su hijo Rafael a la guitarra, Walter Castro al bandoneón y el maestro Marcelo Macri al piano, Varela dio una lección de cómo se debe interpretar el tango: honrando la palabra, jugando con el ritmo, el fraseo y los silencios, susurrando cuando hay que susurrar, siendo bronca cuando hace falta y dejando claro en todo momento que importa menos una bonita voz que qué se dice y cómo se dice; no en vano Varela fue apadrinada por el más grande intérprete de la historia del tango, ese cronopio con bigote que fue el Polaco Goyeneche, al que rindió homenaje con Garganta con arena, el emotivo tango que el Cacho Castaña dedicó al Polaco.

Divertida y relajada, Varela alternó los saludos a los amigos que tenía entre el público y los recuerdos de pasos anteriores por Barcelona con reflexiones musicales y literarias (“Homero Manzi es el principal peso poético del tango, mientras que Cadícamo es el número uno a nivel gramatical, de dominio del lenguaje”) y no quiso irse sin sentar cátedra a través de los versos que Castaña le dedicó en La gata Varela: “Los que cantan a los gritos / seguirán siendo aprendices, / porque el tango no se canta, / porque al tango se lo dice / con la pausa y el silencio / al que aluden los poetas / despacito, poco a poco, / para que entiendan la letra.”

Concierto de Adriana Varela en Barts

Adriana Varela

Concierto de Adriana Varela en Barts

Adriana Varela

Concierto de Adriana Varela en Barts

Adriana Varela

Concierto de Adriana Varela en Barts

Adriana Varela

Concierto de Adriana Varela en Barts

Adriana Varela