7 Notas 7 Colores

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores: 20 años de Hecho, es simple

Text: Irene Picallo
Foto: Víctor Parreño

Mucho Muchacho, Mbaka Oko (Sólo los Solo), Zemo Ese y DJ Tony Touch se alzaban sobre una legión de fieles seguidores y jóvenes adeptos. Gente que venía desde “Sant Boi, Badalona, Sant Feliu, Sant Andrià, todo el Vallés” hasta “gente de Valencia”. “El mediterráneo está aquí”, vociferó Mucho Muchacho, el mítico rapero del Prat de Llobregat en una Sala Apolo de Barcelona espectacularmente llena; todos celebrando el 20 cumpleaños del disco debut de 7 notas 7 colores, Hecho, es simple (Yo Gano, 1997), un clásico del hip hop español.

Durante los años 90, los samples, scratches y loopings llegaron por primera vez a las salas de mezclas de la península; 7 Notas y 7 colores fueron pioneros de la música hip hop, puramente influenciados por los años dorados del género en Estados Unidos. Hecho, es simple fue su primer LP, pero ya llevaban desde 1993 entre maquetas y escenarios. Sobre aquella época dijo que aquí la escena “era como un instituto: nos conocíamos todos”, mientras que “ahora el rap es la música que reina el mundo”. Así lo resumía Oliver Gallego (Mucho Muchacho) en una entrevista publicada por El País, antes de dar su segundo concierto de la gira ‘Hecho es simple: 20th aniversario’; cuya primera parada fue la sala Penélope de Madrid, y que continuarán en 2017 con conciertos por Zaragoza, Valencia, Bilbao, Santiago de Compostela, Sevilla, Tarragona y, cómo no, El Prat de Llobregat, entre muchas otras. Pero la estela de 7 notas 7 colores se puede seguir al otro lado del océano: desde su nominación a los premios Grammy Latinos por su álbum La mami internacional (La Mami, 2000) hasta las más recientes actuaciones y producciones como DJ de Mucho Muchacho en los clubes de Nueva York.

Mbaka Oko, también conocido como Bass Basilio, espabiló al público: Después de decirle a los asistentes que estaban muy sosos para ser una fiesta de cumpleaños, comenzaron a hacer más ruido y llegó un momento en el que ya estaban “en el fuego, ¡ca-ca-cabrones!”. Se empezó a notar que Hecho, es simple fue el que obtuvo el récord de ventas. “Aquí, Barcelona, 7 notas 7 colores comienza, os vamos a romper el cráneo con nuestro hip hop contemporáneo”. El ánimo de la gente comenzó a ir in crescendo. “Vamos a ponernos serios, vamos a ponernos puercos, ¿ok? ¿Donde están mis puercos de Barcelona?”, la provocadora voz del MC resonaba en la sala. Sus rastas saltaban en todas direcciones y su mano toqueteaba con orgullo su miembro. El público, respondía a coro: “¡Puercos!” con un golpe rítmico de fondo, un ‘pum’ que no cesaba.

Pero el grito más fuerte, cargado de testosterona, fue el del rey del rap ego trip, Mucho Muchacho, quien llevaba una camiseta con un mensaje muy tierno (loving and touching) para el nivel de irreverencia que tienen sus versos: “Sopla mi polla hasta que se me infle un huevo”, de Sube en mi nave espacial, o “eres la super perra, yo te di todo lo que tú tienes”, de Les gano a todos.

La galardonada escritora y feminista Lucía Etxebarría, habla de sus letras para VICE, y dice lo sigüente:


“El huevo es una cosa, el aceite otra. Cuando los juntas, ya es mayonesa, y no podrías aislar el huevo. De la misma manera, aquí no puedes aislar las palabras. Cuando Mucho Muchacho hila su relato al ritmo del beat esos versos cobran sentido. Pero sin música no son nada […] No tiene ningún sentido analizar las letras en concreto, sin la música de la que forman parte, porque en el rap la voz es un instrumento más, y en el caso de 7 Notas 7 Colores, se constituye a partir de tonalidades menores para crear una atmósfera de sentimientos: la tristeza, la rabia, a la desesperación, la lucha sin sentido, pero tozuda.”


De esta forma, ¿cuál es el sentido de las letras y de la música de 7 notas 7 colores? o ¿Tienen algún sentido? Extebarría concluía en su artículo:


“No debería gustarme. […] Primero, porque no tengo edad. Segundo, porque se entiende que el rap es un género macarra y misógino. Tercero, porque escribo poesía, [y un tipo que escribe tantas lindezas], y que repite la palabra mierda unas cuantas veces en cada canción, no debería gustarme. El caso es que me gusta. […] Pues eso, que soy casi cincuentona, que soy feminista, que amo la poesía, y que me gusta mucho Hecho, es simple. Como Mucho, pocos.”


Si algo es cierto es que el del Prat siempre ha demostrado mucha Chulería, disco que editó en el mismo año que creó su propio sello: C.R.E.A.M, en el 2003. Sobre el escenario, seguirá escupiendo fuego por la boca junto al resto de artistas que lo arroparon en Apolo durante este cálido aniversario. Algunos dicen que Mucho Muchacho es de ‘la vieja escuela’, a lo que él responde que aún no ha nacido un MC que le supere. Les gano a todos escribió en 1997. 20 años después han cambiado muchas cosas pero esto sigue igual. Y 7 notas 7 colores seguirán demostrando su maestría en una cita ineludible: el Primavera Sound 2017.

Y si te pierdes a mi no me lo cuentes. Oyes a 7 Notas 7 Colores ahora, pero ya estaban antes. Poniéndote más dientes que la cocaína y echándole mas huevos que la gallina.

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

Tony Touch, 7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

Mucho Muchacho

7 notas 7 colores

Tony Touch

7 notas 7 colores

Zemo Ese, 7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

Mucho Muchacho, 7 notas 7 colores

7 notas 7 colores

 7 notas 7 colores