Entrevista A Toni Harlock.

Entrevista a The Harlock

Toni Harlock: "me gustaría que les hiciese sentir miserables y piensen 'joder este tío estaba tan jodido como yo'"

Text i fotos: Jessica Cobos

Cinco años valen la pena si el resultado final es este, y no me refiero al disco, sino a tener el placer de leer ‘Gatete Glotón Records’ en una nota de prensa. Cinco años valen la pena para poder ver la evolución de lo que un día pudo ser y no fue. Lo que pudo ser un LP y se quedó en EP para poder dar a luz a algo que ha sido muy buscado y hecho con más amor aunque, también, más rabia y sexo: Love * Sex * Hate(Gatete Glotón Records, 2016) el primer álbum de larga durada del grupo catalán The Harlock. Hablamos con un poeta, melómano, frontman y dandy, según su Instagram. La voz y alma del grupo. Vago, según él. Y, ante todo, músico: Toni Harlock.

“Traje negro, barba y gafas de pasta”, me dice por WhatsApp, ¡cómo si lo fuese a confundir! Y ahí está, puntual, con sus auriculares, en medio de Plaça Catalunya. Me pregunto, ¿se escuchará a él mismo por la calle?

¿Qué música estás escuchando últimamente?

Ferran Palau, Nacho Vegas, Sinatra… Los Ganglios. Quiere ver qué está escuchando y me enseña su lista en Spotify. Le pregunto, ¿pagas Spotify? Pago por la música. No pirateo, bastante jode. Antes sí lo hacía, aunque siempre he comprado muchos CD’s en los 90. Antes en Passeig de Gràcia había una súper tienda de discos de dos pisos, que es ahora una tienda de ropa. FNAC era pequeño en comparación. Iba con mis amigos y buscábamos siempre la portada más fea, hacíamos incluso concursos. Nos pinchaban vinilos antes de elegir cuál te llevabas… fue una buena época, pero llegó un momento que con las plataformas digitales se lo cargaron todo. El músico que empieza cree que con los medios digitales le conoce más gente, pero no es así: no te conocen porque estés en Spotify, los grupos desconocidos no tienen reproducciones ahí, a nosotros no nos reproducen apenas. Cuando lleguemos a más de 1000 haré un post. Es brutal la crisis del disco y encima no hay facilitaciones para los directos. En fin, habrá que cantar salsa.

Nos reímos. Me doy cuenta que cuando te adentras en su mundo, el de Harlock, realmente te abstraes de lo demás. No me había ni dado cuenta que llevamos rato charlando en el bar y nadie nos había atendido aún. Bueno, ya vendrán. Además, no hay ni música puesta. ¿O sí?

Antes de preguntarte sobre los conceptos de Sex, love, hate, ¿para ti qué es la música?

Es más que mi vida, está por encima de todo. Los que me conocen saben que trabajo 18 horas de 24 que tiene el día. Hay días que solo he dormido tres horas.

¿Has hecho locuras por la música?

Sí, dejar relaciones por falta de tiempo.

Hablando de eso, este nuevo álbum ha tardado cinco años en hacerse. ¿Qué retos habéis tenido que superar?

Las canciones ya estaban escritas. Realmente cuando grabamos el LP el disco ya estaba escrito. Lo que pasa es que empezamos a grabar con una gente que dirigió el proyecto de una manera que no me gustaba. Cuando grabé cuatro canciones dije basta y lo dejé en EP en vez de LP. A partir de ahí compré equipo para poder grabarlo yo. Como power trío, entre David, Willy y yo funcionábamos muy bien pero llegó un momento mientras grababa el disco que veía que faltaba chicha y me dediqué a buscar miembros para la banda, tanto para el directo como para el disco. Poco a poco se fueron incorporando y por eso el proceso ha sido tan largo.

¿Qué aportáis ahora siendo más integrantes?

Mucha más calidad musical. Siendo un power trío teníamos un sonido más contundente, pero ahora subidos al escenario damos un buen espectáculo. Los músicos que tenemos nuevos, amigos y compañeros, son brutales. Nati Roger; luego el saxofonista y el teclista son del Liceo, son músicos cojonudos. El guitarra es autodidacta y es uno de los mejores guitarras que conozco, le ha dado vida. Hemos traído a músicos que son muy buenos.

Se le cae la baba hablando de su banda y de este álbum, a diferencia de cuando se le pregunta por su primera obra.

Entrevista a Toni Harlock.

¿Qué voy a escuchar de nuevo en relación con el primer CD?

Mucho. Es mucho más rockero, mucho más indie…En el otro disco los productores venían del mundo del jazz y realmente lo único que tenía el EP de mí era la voz, ya que las composiciones, aunque eran mías, tenían muchas variaciones de notas y demás. Y me cabreé y corté por lo sano.

Ahora además tengo mucho más control en lo que hago. Antes me dejaba mucho guiar por la gente, por mi inexperiencia, y te vas pegando hostias y vas aprendiendo cómo funciona el mundo de la música en general. Realmente del EP al LP es lo que he aprendido, a hacer las cosas por mí mismo y a luchar por mí mismo. Si no lo haces tú, no lo va a hacer nadie.

El nombre del grupo, las composiciones, la grabación… ¿la portada también fue idea tuya?

Le di mi idea y le dejé manga ancha al ilustrador y nació así. Realmente está inspirada en la divina comedia de Dante, en el infierno, es la entrada a la puerta del infierno. Nos gusta la relación con el arte del Bosco y eso le transmitimos al ilustrador, José Luís Algar. En relación con el álbum, es bastante oscuro, irónico pero la música no lo refleja. Hay que entender las letras para entender la portada y al ser en inglés, aquí en España… (reímos). Alguien que no conozca el grupo y vea la portada podría pensar que es un grupo de heavy metal aunque no lo somos, pero en cierta manera es bastante cruda como muchas de las canciones que se encuentran. La portada no refleja realmente lo que hay dentro, pero nos moló muchísimo.

0008308988_10

Y sí, realmente la portada te atrapa. Te invita a entrar en esa puerta abierta, no se sabe bien a dónde. Yo ya estoy dentro, ¿y los demás?

¿Cómo está recibiendo el público el disco?

¡Bien! Hay bastantes escuchas. No estoy muy obsesionado con las reproducciones. Hace años sí me fijaba y preocupaban las escuchas que tenía, pero ahora no tanto. Yo estoy contento con el disco que he hecho y ahora que le guste a la gente realmente. Está teniendo bastante acogida, nadie me ha dicho de momento que no le ha gustado ni me ha salido ningún hater aunque quizá sea una mala señal porque cuando salen haters es porque lo estás haciendo realmente bien.

Él se sorprende, pero es que cómo van a tener haters. Las 13 canciones del álbum, los siete músicos, el saxo, teclado, guitarras… tiene un sonido muy completo y un crecimiento brutal en estos últimos años, mucha profesionalidad y muchas más experiencias que han nutrido sus composiciones.

Antes lo has dicho sobre la música, qué peso tienen en tu vida los conceptos que bautizan el CD: amor, sexo, odio.

El odio ha quedado reducido a una muy pequeña parte y el sexo y el amor… creo que hay más amor ahora que sexo. El sexo fue una época donde no tenía pareja y ya se sabe, por la noche todos los gatos son pardos. Como en la canción de Chat girls. Fui muy aficionado a las apps de ligoteo, era adicto a quedar a ciegas y escribí muchas canciones gracias a eso. Fue una época muy divertida. Chat girls tiene impregnada mucha ironía, es una burla a esas aplicaciones, cuando te das cuenta que simplemente es un juego surrealista. Para mí el amor es importante y el amor con sexo mucho más. El odio nos mantiene vivos, tenemos que tener un archienemigo. No podemos estar en paz sin más, debemos superar a un ‘enemigo’, aunque suene banal.

Desde luego a mí no me suena nada banal, es cierto que tenemos siempre que ir superando algo para sentirnos realizados. Pero Toni es muy Juan Palomo, ¿será su propio archienemigo?

Grabas tú tu propio CD, tu propio equipo, tus vivencias…y también produces y grabas tú mismo tu primer videoclip. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Muy divertida. Lo monté con Ruben, el guitarra. Presupuesto cero. Nos tiramos un día entero con una borrachera enorme. Repetiremos, tengo pensado un videoclip para la canción de Little Christine, la grabaré cámara en mano, la iré siguiendo.

Esta canción es muy tierna. Va dedicada a su amiga, y promotora, Cristina Garrote.

Es muy cómodo porque tengo todo lo necesario para grabar con mucha calidad. No es lo mismo que grabar en un estudio, porque si no grabas rápido, como vas por horas, te gastas un pastón. Es mucho mejor grabar con la calma, poder repetir, encontrar lo que quieres sin presión.

Quien tampoco tiene presión es el camarero. Llevo más de media hora charlando con este frontman y en la mesa sólo tenemos la grabadora. Hay sed. Y no sólo de música. Capitán Harlock en acción, el héroe que ha sacado Love * Sex * Hate adelante, y el héroe que acaba de conseguir que nos sirvan bebida, y atendiéndonos en castellano, para nuestra sorpresa.

Entrevista a Toni Harlock.

¿Por qué en inglés todo?

Porque en castellano compongo fatal y además el rock nació en inglés. Sonar bien en castellano es muy difícil. Conozco muy pocos autores en castellano que me gusten. Xoel López es brutal. Él empezó en inglés y luego se pasó al castellano, pero lo hizo muy bien. Comentamos que iba a verlo en dos días, por primera vez, en el final de la gira. Toni, tenías razón, fue brutal.

Yo soy muy crítico conmigo mismo y para escribir una letra del montón y como llevo componiendo en inglés desde los 14 años pues rimo en inglés y son composiciones poéticas que en castellano no me saldrían, es mi zona de confort.

¿Tienes alguna manía o superstición para mantener ese confort a la hora de cantar?

Yo me tengo que beber dos whiskeys siempre. Antes me ponía más nervioso, sobretodo recuerdo la vez en Sidecar que pensaba que vendrían cuatro amigos y familiares, pero se llenó entero y sentí un pánico escénico terrible. Salí y me volví a meter para dentro, respiré hondo y luego se me pasó y me volví loco. Cuando está lleno acojona. Ahora ya no me pasa eso.

Claro, ahora eres más maduro. Por cierto, ¿sigues siendo friki?

Risas. Hace mucho tiempo que no veo anime ni leo porque ha bajado mucho la calidad de las obras. Vengo de los 90 que había obras de animación y cómics que eran brutales. Ahora no termino algunas que empiezo. Piensa. Le digo que obviamente Capitán Harlock y me dice que eso cuando era pequeño. La última reciente que ha visto Elfen Lied, casualmente una que yo he visto también y la comentamos. Sigo Juego de tronos, American Horror Story, Stranger things…y española El Ministerio del tiempo.

El día 12 de noviembre presentáis el nuevo álbum en la Sala Almo2bar de Barcelona ¿por qué el público debería ir?

Porque se van a encontrar con un espectáculo tremendo, más de dos horas de diversión y calidad por 6 euros. Si se llena he prometido que me raparé la cabeza al 2, lo haré en el escenario, sacaré la máquina y me raparé.

Cualquiera puede decir que no es para tanto pero os aseguro que para Toni Harlock sí, es su estampa, no lo imagino con nada más ni nada menos de cómo va ni lo que lleva. Y viendo lo que pasó en el Sidecar me da a mí que lo veremos rapándose a lo Breaking Bad ahora con el frío polar. La gente flipará.

¿Cuál sería la reacción que te gustaría que tuviese el público al escucharos?

Pues que me aclamasen cual dios egipcio. En Sidecar me gustó mucho que había chavales de veinte años que no les conocía de nada y ver cómo se peleaban por los set list encima del escenario me hizo bastante gracia. Pensaba, pero si no soy nadie. Soy una persona muy abierta y al final termino tomándome cañas con la gente.

¿Qué aportáis de positivo para quien os escucha?

Supongo que la música aporta siempre cosas positivas. La mía relaja a mi madre que eso es suficiente jajaja. No sé el efecto que produce, pero me gustaría que les hiciera pensar y que les hiciese sentir miserables, que piensen en su vida y en sus relaciones y piensen “joder este tío estaba tan jodido como yo”.

Madre mía, se me ha subido la cocacola zero a la cabeza. De repente veo esos grandes ojos con esas grandes gafapasta sujetadas por unas orejas desnudas, sin pelo en la cabeza que las cubra. Ya lo veo rapado, calvo, a lo Braking Bad o a lo profesor de Whiplash. Sacudo la cabeza.

Canción favorita

Tattoo on your skin, me gusta cantarla. Va sobre una relación que tuve con una mujer casada. No tengo un bonito recuerdo de ella pero me gusta cantarla porque tiene un ritmo muy madness, es una canción anterior a The Harlock cuando no existía ni el proyecto. Era una canción descartada pero David y Willy la fueron transformando y suena mucho a rock de los 50 y ahora me encanta, me divierte y por eso es mi favorita. En la época le enseñé la canción y le gustó, pero está más transformada, antes era mucho más Leonard Cohen.

Leonard Cohen, Lonard Cohen, un referente, una influencia para Toni Harlock y para el que, estos días previos al concierto de presentación, está ensayando algo muy especial en su honor. Pero no siempre han tocado en salas.

¿Has tocado en la calle?

Sí y descubres lo que el músico callejero siente, el que te ignoren.

Pero está claro que ahora no los ignora nadie. Suenan y hablan en Catalunya Ràdio, RNE, Radio 3, varios periódicos y, bueno, ¡Qualsevol nit!.

¿Cuál sería tu plan perfecto para Qualsevol Nit?

Qualsevol nit me verás grabando en el estudio y haciendo producción. Soy bastante vago. Insisto, pero digo como noche ideal eh. Una noche perfecta e ideal es acabar un temazo y decir uf, lo he mezclado y suena cojonudo, eso es una noche perfecta.

Hemos acabado de hablar y apenas empezamos a tomarnos las bebidas, tardías. Ahora es cuando me entero que detrás de este héroe hay un adorable gatófilo y un fóbico a las olivas, que para él son como cucarachas. ¿Su plan de esta noche y el de los últimos 5 años? Ensayar. Él sigue diciendo que es un vago, pero de eso nada,. Toni capitanea The Harlock viento en popa.