Entrevista-amarna-miller-seb-barcelona-qualsevol-nit

Entrevista a Amarna Miller

Amarna Miller: "Mi discurso no va sobre porno o feminismo, va sobre no tener miedo al qué dirán"

Text: Paula Pérez
Foto: Víctor Parreño

Salón Erótico de Barcelona 2016

Porno. La novela del escocés Irvine Welsh y película que ya tiene fecha de estreno en Estados Unidos (3 de febrero de 2017), segunda parte de Trainspotting. Los de “Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas…” Bueno, esos. Y porno también es lo que se vio en el Salón Erótico de Barcelona Apricots 2016. Alguna que otra cosa erótica había, pero sobre todo porno. Mucho porno.

Como en todas las ediciones (nosotros ya podemos decir que somos veteranos), había diferentes stands de productoras que vienen a exhibir sus encantos en forma de shows en el escenario, algunos más o menos explícitos. También hay tiendas con todo tipo de juguetes, accesorios o curiosidades sexuales. Y algo que mejora cada edición, vital en un salón de estas características: educación. Durante todo el fin de semana del 6 al 9 de octubre (los organizadores son unos cachondos), se ofrecieron numerosas charlas y talleres, desde debates sobre el feminismo hasta demostraciones de que la eyaculación femenina no es un mito, pasando por muchas otras temáticas.

Lo que ha sorprendido de esta edición es la gran afluencia de gente que se vivió. Me atrevo a decir que nunca se había visto una cola tan larga en el Pabellón Olímpico del Vall d’Hebron. Nada menos que 26.000 asistentes. Un público mucho más variado que en otras ediciones, que han acabado aquí quizá por el reclamo mediático que hizo el vídeo de Amarna Miller, que supera ya los 3 millones de visitas (que por cierto, hemos hablado con ella de esto y de más cosas, en la entrevista de abajo). En definitiva, que el Salón Erótico de Barcelona (SEB), apuesta por la renovación. Contenidos y público diversos, aire fresco en muchos aspectos pero más o menos las mismas marranadas de siempre. Hay gente, mucha, a la que le gusta esta farándula. Sería hipócrita criticar a nadie o decir ‘no no, yo de eso no’. Así que, tal y como escuchamos de la boca de un presentador que pedía ánimo para un señor del público que acababa de subir al escenario: “Un aplauso para el pajillero”. Y todos nos reímos, el señor el que más. Las cosas son así. Y qué más da todo.

entrevista-amarna-miller-seb-barcelona-qualsevol-nit

En la cama con Amarna Miller

Quedamos con Amarna en el hotel donde se alojaba, muy cerca del pabellón. Es decir, casi en medio de la nada. Se llamaba Hotel Colors, pero lo cierto es que era todo blanco. Por eso la melena pelirroja de la señorita Miller llamó mucho la atención. Mientras subíamos a su habitación nos iba contando que la acababa de entrevistar una chica, que era muy agradable y que si la habíamos visto salir con cámara y trípode en mano. “Sí, la vimos. ¿Para qué tele era?”, le pregunto. Se gira cuando ya estábamos al lado del ascensor y con una sonrisa me dice “para YouTube, la nueva tele, ¿no?”. Asentimos y nos reímos todos. Le explicamos un poco de qué iba nuestra revista mientras subíamos. “Perdonad el desorden”, dijo mientras entrábamos en su cuarto. Un portátil cubierto de pegatinas, una mochila en el suelo, un estuche con los personajes de Hora de Aventuras pegados. Pintaba todo bastante divertido. Víctor salió de la habitación y nosotras nos sentamos en la cama. Apenas había estado cinco minutos con ella, pero me parecía muy divertida. Intercambiamos algunas flores sobre nuestras respectivas vestimentas y algunos comentarios más sobre temas variados. Y empezamos a hablar de los temas que nos ocupaban: porno y cultura.

Este año he flipado porque ha habido muchísima afluencia. El sábado por la noche había una cola enorme para entrar. Y dentro un público muy variado, desde parejas jóvenes hasta grupos de señoras. ¿Cómo lo has visto tú?

Como tú dices, muy variado. Para mí ha sido un completo éxito, porque lo que intentábamos con esta edición era romper con el público nicho y que siempre ha sido nicho del Salón Erótico y ser un poco más aperturistas: intentar llamar a más mujeres y a otros rangos de edades. Y bueno, lo hemos conseguido. Yo ayer estaba alucinada de cuántas chicas jóvenes, de entre a lo mejor 20 y 25 años, me estaban pidiendo una foto conmigo. Así que ya te digo, muy contenta y pasito a pasito hemos conseguido lo que queríamos.

Pues sí. El año pasado, como bien sabes, hizo el vídeo promocional Nacho Vidal. Aunque pasó más desapercibido: no llegó ni a la mitad de visualizaciones que tú y sobre todo no suscitó tantos comentarios. A ti te han halagado muchísimo pero también te han criticado mucho. ¿A qué crees que se debe? ¿Es por la temática del vídeo, porque eres mujer, por la relación con el salón? ¿Por qué este año el spot ha recibido tantas críticas?

Creo que ahora mismo el hecho de que esté en las redes sociales y en los medios de comunicación suscita controversia. El ser una mujer que se dedica al trabajo sexual por elección y que es abierta a la hora de dar la cara y hablar con los medios para explicar cómo funciona la industria está levantando ampollas. Todo este sector de España que seguía pensando que las trabajadoras sexuales eran víctimas, que estaban obligadas a hacerlo contra su voluntad, que eran chicas sin recursos… están empezando a tener que romper sus tabúes y sus estereotipos. Eso ha sido parte de ello. Luego, por otra parte, el hecho de ser mujer creo que afecta. Como bien dices, el vídeo de Nacho Vidal del año pasado no tuvo ni la mitad de controversia que ha tenido este. Y el mensaje era muy parecido. Este era un poco más político, que de hecho sigue mi propio discurso personal. Por eso agradezco mucho al director y a Vimema Films, porque realmente han estudiado sobre mí y sobre lo que digo y han adaptado el guión un poquito. Bueno, que el vídeo era similar. Yo creo que el único motivo por el cual este año ha tenido tanto revuelo es porque yo era la protagonista, o por ser mujer, o por ser trabajadora sexual y declararme feminista.

Me llama la atención eso, que te atacan a ti personalmente. No a Apricots, no al salón… te atacan a ti como persona. He recopilado cuatro frases que creo resumen muy bien los comentarios que se escucharon en las redes y los medios. Me gustaría que después de decírtelas me respondieras como si yo fuera la opinión pública. ¿Te parece guay?

Sí, adelante, muy bien.

Son cuatro críticas y un halago. Empezamos:

  • “Amarna me parece muy hipócrita porque el Salón ofrecía puestos de trabajo no remunerados. ¿Tu concepto de porno ético pasa por promover la explotación laboral?”. Esto es un tweet real.

Esto es una persona muy mal informada porque el tema de los voluntarios ya se desmintió. No fue una cosa del salón, sino de su sponsor, que sacó ciertas declaraciones a la prensa que no tenían pies ni cabeza y que el salón nunca ha apoyado. Se sacó un comunicado diciendo que nunca habíamos planeado coger a voluntarios como trabajadores dentro del salón. Pero ¿qué pasó? Salió la noticia igualmente, hubo un boom y muchísimos periódicos decían “UGT denuncia al Salón Erótico de Barcelona”, en vez de fijarse en que esto ya se había desmentido anteriormente y que en ningún momento el salón había pensado hacerlo.

  • “Amarna, eres lo más, porque el vídeo dice de forma clara lo que muchos pensamos. Las imágenes son muy impactantes y tú muy contundente. ¡Y aún encima guapa! Felicidades a los realizadores y a ti. ¡Que viva el Salón Erótico de Barcelona!”

¡Qué bonito! ¡Muchas gracias! 😀 😀 😀

  • “Amarna Miller no es feminista.”

¿Y ya está? Vaya, qué gran argumentación. Yo creo que no se pueden repartir carnets de feminista, ni luchar a ver quién es más feminista que nadie. Es cierto que sigo una rama de feminismo, la pro-sex, con la que muchas personas no coinciden. Pero el feminismo no es un movimiento homogéneo, en el que todas las personas pensamos lo mismo. Es un movimiento en constante evolución, estamos creciendo. Existen los abolicionistas, con los cuales no estoy de acuerdo pero no por eso yo soy más feminista que ellos.

  • Por último, un mix de comentarios, cosas que he ido viendo y por donde yo creo que van los tiros: “Me parecen todos unos hipócritas, en especial Amarna, porque el porno es malo y no se puede defender. Aunque no sé nombrar más de tres páginas web y obviamente ninguna productora, sé que el porno es machista porque es así y punto. Y además, yo soy mucho más feminista que Amarna y lo demostraré machacándola!”

Oh dios mío. Quiero hacerle una foto a tu cuaderno. (Nos reímos). Creo que has resumido muy bien también mi sentimiento hacia todo lo que ha pasado. Me hace mucha gracia porque yo estoy en el vídeo representando un papel dentro de un anuncio, que es eso, un anuncio. Tenemos que entenderlo como una estrategia de marketing, incluso aunque con el discurso que he dado obviamente esté de acuerdo, o no lo hubiera hecho. Yo no veo a nadie criticando a las modelos de H&M porque esa empresa explota a niños en sus fábricas, ya que ellas no tienen la culpa de ello. Una vez dicho esto, yo soy la primera que ha criticado muchos aspectos de la industria pornográfica y que defiendo que esto tiene que cambiar. El principal motivo por el cual acepté este papel de portavoz dentro del salón de este año es porque quiere abrirse y dejar de ser solo para hombres. Así que, ¿no es eso lo que estamos intentando con el feminismo? Se critica mucho a la pornografía, pero no se intenta el cambio. Me hace gracia también lo que dices de “no sé nombrar a ninguna productora”. Es lo mismo que la gente que no va a votar en las elecciones y después se queja del gobierno que hay. Si tú no consumes pornografía, es decir, si no pagas por ella, ¿cómo vas a quejarte del modelo que existe? Es una industria, y funciona por oferta y demanda. El que paga, el consumidor, elige el porno que hay. Si quién paga es mayoritariamente un hombre heterosexual con una sexualidad normativa, esa será la pornografía que se distribuya. Si más feministas pagasen por porno, te aseguro que el porno desde dentro cambiaría, que es lo que estamos intentando hacer.

entrevista-amarna-miller-seb-barcelona-qualsevol-nit

Personalmente a mí me cansa mucho los que se esfuerzan en tildar el porno de feminista, machista, verde, rojo o amarillo. Creo que es más importante legislar correctamente, modificar y normalizar las cosas desde dentro y después ya se harán contenidos para todos los gustos. Aunque bueno, de hecho, ya hay algunas productoras, Erika Lust por ejemplo, que ofrecen otro tipo de contenidos. Pero son de pago, y eso no nos gusta claro. Lo queremos todo.

Opino que si quieres algo bueno hay que pagarlo. En esta industria y en cualquiera, es lo que hay. Y también te digo otra cosa: el porno mainstream puede ser gratuito porque es una estrategia de negocio. Todas las empresas que tienen los Tubes, las páginas de distribución gratuita, son las que producen contenido para las páginas convencionales. Los Tubes son solo una estrategia para reconducir al público a las páginas de pago. Qué ocurre. Que cuando estamos consumiendo estos Tubes estamos apoyando al monopolio de la industria que queremos destruir. Entonces si tú consumes pornografía de forma gratuita no solamente estás consumiendo un porno que reproduce una visión de la sexualidad bastante normativa, sino que además estás haciendo que las productoras pequeñas que están intentando crecer no puedan hacerlo por estar apoyando a ese monopolio. Entonces, es como si tú tienes dos opciones: un supermercado gigante donde tienes todo tipo de productos y baratos, porque están hechos a través de explotación laboral, o el ultramarinos de la esquina que te ofrece un producto mucho mejor que no consumes porque es más caro o no tiene de todo. Toma ejemplo aleatorio, pero espero que me entiendas.

Cerramos tema spot, que ya estarás un poco harta del tema. ¿A nivel jurídico me podrías explicar un poco cómo va la historia? ¿Tenéis vuestros contratos y vuestra seguridad social o cómo va?

Te digo en España. Yo ahora mismo vivo en Los Ángeles, pero te hablo de lo que es aquí. No está regulado, no estamos en una situación de ilegalidad, pero tampoco de legalidad. Estamos en una especie de limbo o estado alegal. No existe una asociación y por supuesto no existen sindicatos, ni convenio colectivo. Existen contratos pero por lo general son muy abusivos. Es bastante poco probable que la productora te haga firmar algo que te de los derechos que realmente necesitas. Te pueden cambiar la edad según les vaya mejor, o el nombre incluso. Imagínate que Penélope Cruz hace una película y le ponen en los créditos Pepita García. Pues con nosotros lo hacen, es saltarse nuestros derechos a la ligera. Seguridad Social… Hay un par de productoras que nos dan de alta por día trabajado. Pero en general no es así. Nosotros somos autónomos y con los precios que hay, es muy abusivo. Pruebas de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) lo tenemos que pagar nosotros también. Además tienen que ser por la privada, porque la pública no te hace pruebas de ETS tan regularmente como nosotros la necesitamos.

¿Hacéis cada mes no?

Yo me hago dos al mes. En España lo que te piden es cada 21 días, pero yo me las hago cada 14. Y esto es nuestra salud. Es una herramienta no solo con la que trabajamos sino con la que vivimos. Y nos lo tragamos nosotros. Son alrededor de 70 euros la prueba, yo que me hago dos, 140 al mes. Más los autónomos. Más diferentes tasas. Además que ser una imagen pública y trabajar con tu cuerpo requiere de un groominíg personal que igual de otra manera no harías, de llevar las uñas bien, el pelo teñido o lo que sea. Tienes que mantener una imagen que también cuesta dinero. Más el alojamiento de la página web… Vamos, que no es tan sencillo como parece. Plus: Los precios que se pagan son irrisorios. No te digo cantidades porque no quiero meter en líos a nadie.

Qué loco. Pensé que estaba mucho más controlado.

Para nada. Tampoco existen bases de datos de actores y actrices. Tus pruebas de ETS las llevas impresas y se las entregas al productor y a tu compañero, pero son totalmente falsificables. No existe una base de datos en la cual tú puedas comprobar de forma estricta que esos datos son ciertos. Estás confiando en la buena fé del resto de personas.

Vaya. Hace unos meses, en la Filmoteca hicieron un ciclo de cine erótico. En una de las proyecciones vino Erika Lust y se emitieron seis cortos. De hecho en dos apareciste tú.

¡Ah, qué bien! (dice con cara ilusionada, muy mona).

Te quería preguntar: ¿Qué diferencias hay de trabajar con esta directora a con una empresa de contenido mainstream digamos?

¿Dices Erika porque te gusta en concreto lo que hace o por cogerla como ejemplo? Porque la podemos coger como un buen referente de porno feminista, de hecho creo que es el nombre más reconocido ahora mismo. Yo creo que la diferencia radica en lo que pasa detrás de las cámaras. Se le da demasiada importancia a las prácticas que vemos en pantalla, cuando siempre que existe consenso y legalidad no debería preocuparnos. Yo no puedo decir lo que es humillante para ti y tú tampoco lo puedes decir de mí. Así que cuando llegan estos usuarios diciendo “una eyaculación facial es humillante y es peyorativo para el género femenino”. Yo no siento mi empoderamiento reducido por esa práctica. Y digo esto como muchas otras cosas, BDSM por ejemplo. El placer de cada uno no puede ser juzgado por los otros. Dicho esto, yo trazo una línea muy clara entre las producciones feministas y las demás. De las primeras mis favoritas serían Darkness Studio (España), cuyo director es chico y hace porno feminista, quiero decir que no hace falta que esté hecho necesariamente por mujeres; Four Chambers, Inglaterra; y una chica que produce en Alemania llamada Lucie Blush. Al final yo clamo por un ambiente que sea sano, seguro y consensuado. Con los pornógrafos feministas yo me siento valorada como actriz, también que mi trabajo está remunerado de manera correcta, y que hay mucho respeto. Te preguntan sobre tus preferencias o qué quieres hacer y qué no.

¿Y por qué toda esta gente no viene al Salón?

El salón estuvo muy enfocado a cierto tipo de público y ahora se está abriendo un poquito. Es lo que he pretendido para esta edición. Pero es un proceso muy lento. Aunque se va avanzando: hay proyecciones de producciones feministas, también muchas charlas y talleres, etc. A la gente también le cuesta apoyar algo que está en proceso. Una vez está sobre la mesa es muy fácil, pero mientras se está en ello es complicado encontrar a personas que clamen por ello. Así que yo creo que es por eso que estas productoras no dan el paso. También te digo una cosa: las productoras pequeñas tienen menos recursos para venir aquí.

entrevista-amarna-miller-seb-barcelona-qualsevol-nit

Y ahora, fuera el salón, el porno y fuera todo. Vamos a lo que de verdad importa: tú. ¿Me podrías decir una canción que te suene en la cabeza?

Oh. WOW. (Cara de sorprendida). Pues mira, la que estaba escuchando esta mañana. Back in the tall grass, de Future Islands.

¿Y un grupo al que te gustaría ver en concierto?

Ya la he visto, pero repetiría. Grimes. (Intercambiamos algunos comentarios acerca de nuestros similares gustos musicales). La vi hace nada, hace tres meses allá en Los Ángeles y fue una absoluta pasada. Y después tocó otras dos veces en Los Ángeles y me lo perdí, tocó en España y también me lo perdí. Pero la quiero ver seguro segurísimo de nuevo, tengo muchas ganas.

Un libro.

Ponche de ácido lisérgico, de Tom Wolfe. Es mi libro favorito ever. Narra una parte de la historia de Estados Unidos que me parece muy interesante. (Y me enseña el parche que tiene la mochila que descansa en el suelo). Llevo años intentando conseguir ese parche y ahora que lo tengo estoy como superfeliz. El libro habla de un grupo de personas muy cercanas al escritor Ken Kesey, que fue quien escribió Alguien voló sobre el nido del cuco. Básicamente compraron un autobús de colores, lo pintaron de colores, metieron dentro a la banda Grateful Dead y se pusieron a recorrer Estados Unidos dándole LSD a todo aquel que encontraban por el camino. Y Tom Wolfe se metió en ese autobús y escribió un libro. Es una historia realmente espectacular.

Lo leeré. ¿La última película que has visto?

Estoy en época documental. ¿Te vale? El último que he visto es I’m not your guru. Está en Netflix. Que es la historia de un hombre norteamericano que hace workshops alrededor del mundo que se llaman “a date with destiny”, y son para ayudar a la gente a superar traumas pasados o a reconducir su existencia. Los talleres son una pasada, el hombre es un comunicador que flipas. Y realmente lo que enseña es psicología positivista y el manejo de nuestras propias emociones. Para mí son dos cosas fundamentales en mi vida y que llevo estudiando mucho tiempo. Me parecen cuestiones vitales y a las que sin embargo no prestamos suficiente atención en nuestro día a día. Si estoy en la pornografía es porque manejo bien las emociones derivadas de las cosas que me pasan. Una cosa muy importante que he aprendido es que la felicidad no viene de fuera, que es lo que te vienen enseñando desde siempre, sino que está dentro de ti. La felicidad es un estado de conciencia, te la buscas tú mismo estés en las condiciones que estés, no por las cosas que te vayan sucediendo. Y bueno, cómo me enrollo. El documental es muy interesante.

Sí, es muy guay todo lo que estás diciendo. ¿Qué serie recomiendas?

Me he acabado ahora Stranger Things, que es como el bombazo del año. Pero me gustan también Twin Peaks y Carnivàle, que la cancelaron en la segunda temporada pero sigue siendo de mis series favoritas. Ya tiene unos años, pero a nivel estético es una pasada. Tiene muy buena fotografía. También habla de la historia de América, estoy muy obsesionada con América últimamente. Pero no soy yo muy de series, no tengo constancia como para verme un capítulo cada x tiempo. O me veo todo de vez o nada. También me gustan mucho las series japonesas (dice con un tono más bajo, como admitiendo su orgullo freak, también intercambiamos comentarios comentarios sobre esto, ella dijo que estaba enganchada a Ataque a los titanes, yo dije que me quedé en Death Note).

Y una ciudad que lleves en el corazón.

Oh. ¿Y te puedo decir un país? Porque estoy absolutamente obsesionada con Australia (dice lentamente, recreándose en cada letra). Hice el mayor y mejor viaje de mi existencia por la mitad este del país. Tardé tres meses en hacerlo, pero tengo que volver, estarme otros tres meses y ver la otra mitad del continente. Me obsesiona. Estuve años obsesionada con África como paraíso virgen, como un lugar que no estaba tocado por el hombre, pero cuando llegué ahí me llevé una decepción. Fui a Australia, que sí que está despoblado. Los animales no tienen miedo de ti porque no han visto apenas humanos en su existencia. Más allá de las dos grandes ciudades, hay mucho territorio desocupado y virgen, y eso que es un país inmenso. Me gusta mucho la naturaleza, las aventuras y los animales, estar en un paraíso virgen es maravilloso, mi sueño hecho realidad.

Por último, si quieres aprovechar nuestro modesto medio para lanzar un mensaje. No como actriz porno, ni como portavoz del salón, ni como nada. Tú como persona, lo que te apetezca.

¡Qué guay! Me han gustado mucho las últimas preguntas porque han sido como dar a conocer algo de mí que la gente normalmente no sabe, siempre me preguntan sobre porno o sobre feminismo, pero nadie sabe que me he recorrido Australia, o que me flipa Grimes. También me encantan los viajes, el próximo que haré será a Tanzania. Tengo todo planeado, simplemente necesito confundir a alguien para que se venga conmigo (jaja). Me gustan muchas cosas que casi nadie sabe, el arte, la fotografía, de hecho me gradué de eso porque hice Bellas Artes especializado en foto y videoarte, y me encanta estar detrás de las cámaras, de hecho yo empecé así. Y que soy una persona que le gusta diversificar mogollón. Se me conoce por el porno pero creo que es todo una excusa para hablar de las libertades personales, porque mi discurso en realidad no va sobre pornografía ni sobre feminismo, va sobre hacer lo que quieras sin que te influyan las presiones sociales y el miedo al qué dirán. Vivir tu vida como quieres vivirla, y no basándote en los medios de los otros, que es lo que mucha gente hace. El “voy a hacer esta carrera porque tiene más salida” o “trabajo de esto porque es lo que mis padres hubieran querido”, y en vez de eso tenemos que empezar a escucharnos a nosotros mismos, que es lo que nos va a hacer felices.

QUÉ BONITO. (Y nos abrazamos).

[ANEXO] El SEB de hoy y de ayer:

Hemos recopilado las mejores fotos de esta edición y de las últimas ediciones anteriores del Salón Erótico de Barcelona. Aquí la galería de las imágenes más impactantes del SEB, por Víctor Parreño. Disfruten.