Entrevista-ayora-barcelona-qualsevol-nit

Entrevista a Ayora

Ayora: "Al charlar sobre música todos hablamos el mismo idioma"

Text i fotos: Paula Pérez

La de hoy iba a ser una entrevista rara. Guillermo Ayora sacaba su primer disco, Hay más luz (Satélite K, 2016), con una banda a ritmos de Miquel Sospedra y Xarim Aresté entre otros. Nueve canciones tenía el disco, y nueve las preguntas que le haría. Un interrogante para cada sonido y así, mediante las historias que había creado Guillermo se contaría su propia historia. Pero – le dije – muy ameno y jovial, vamos a intentar hilarlo todo. Tenía papeletas para ser una conversación chanante. Y así fue.

  1. Comienzas con la lluvia en Manhattan. Cuéntame cómo has llegado hasta aquí, tu trayectoria, cómo surgió esto de componer…

Trayectoria profesional, cero. Pero componer desde hace bastante tiempo. Estas canciones de hecho tienen como mínimo cuatro años. La primera canción que hice fue a los 17, y era una basura. No tenía experiencia de nada, no sabía lo que era componer canciones. Creo que hasta que no haces quince canciones que son una mierda, no puedes sacar una buena. Como mínimo. La primera que hice fue Palabras de sabio, luego vino La caverna, y luego las demás. Desde entonces he seguido componiendo, hasta llegar a grabar mi primer set de temas. Ha llovido mucho, hilando con tu pregunta.

  1. ¡Cómo hilamos! Sigues el disco con Debo llamarte o no. ¿Tuviste la misma sensación cuando tuviste que contactar con músicos, cómo fue el proceso de montar una banda a raíz de unas canciones?

Debo llamarte o no es más bien un tema amoroso. Y aquí hay algo de sentimental, pero es más profesional. Sí que ocurre, no sé si debo llamarlos o no, porque siempre está el factor económico. Porque al no tener yo una banda, ellos trabajan para mí, aunque suene muy frío. Ellos son autónomos: son músicos que trabajan conmigo para proyectos. No vamos a tomar cañas juntos. O sí, pero como colegas, no como un grupo. La visión romántica de la música se da en pocas situaciones. Así que sí que me lo pienso cuando tengo que llamarlos, o no. A veces llamo a amigos y a veces a ellos.

¿Y te costó llegar a estos músicos?

A Miquel sí. Tardé como un año en conseguir que alguien tocara conmigo, finalmente fue Miquel Sospedra, bajista, el que accedió. Luego fue él quién movilizó al resto, lo hizo muy fácil. Ahora es también el productor del disco. Es un tío que tiene mucha mano en la música, es una ayuda para cualquiera, espiritual y literalmente.

  1. Como en Vuelvo, tú tiraste millas y allá que te fuiste a conocer lugares nuevos. ¡Pero eres muy joven! ¿Es un inconveniente, lo ves como algo positivo…?

Es un poco desconcertante. A veces me encuentro un poco fuera de lugar, hoy por ejemplo que fuimos a grabar yo bajaba salvajemente la media de edad. Y diciéndole a gente de más de 40 años ‘ahora vamos a hacer esto’. Yo creo que por dentro deben pensar ‘pero cállate la boca, tío, llevo más de 20 años en esto’. También creo que mientras hablemos de música, todos hablamos el mismo idioma. (Miramos al cielo esperanzados). Aunque tengo la misma edad que algún hijo de ellos. No, es mentira. (Nos reímos).

A mí me pasa lo mismo algunas veces. Pero al final no es algo importante.

¿Porque tú cuántos tienes?

21.

¡Anda! Y me dices a mí que soy joven. Si tengo 25.

Bueno, para la gente que saca discos sin ser estrellas del pop adolescente sí.

Es verdad. Pero a mí ahora no me conoce nadie. Pasa también que a mi edad se saca el primer disco y no es hasta los treinta y pico cuando la gente empieza a conocer a ese artista.

O que a los cuarenta hagan el debut también.

Y probablemente la edad ayuda a que sea solvente. Se entiende que con cuarenta años tuvo mucho tiempo de reposar y perfeccionar la composición, y el público se lo toma más en serio. Me pasó con León Benavente, les ampara la experiencia y el bagaje. No me cuestioné si era bueno o malo antes de escucharlos. No es como si salen los nuevos One Direction, o los Gemeliers, o cualquiera de los ‘nuevos chicos’. Y conmigo sí que puede pasar esto. Hay gente que antes de escucharme, solo por mi cara, dirá ‘esto seguro es música rap de esta, o hay una influencia rara del pop comercial americano’… En cambio si es un tío con barba, mujer e hijos dices ‘oye este tío controla, seguro que ha leído a los autores clásicos’. (Risas). Bueno, estoy generalizando, pero suele ocurrir.

  1. Seguimos con la perspectiva histórica de Hola soy Godoy. Sin pensar: Dime tres personajes históricos que te vengan a la cabeza y que no salgan en la canción.

Gandhi, Jesucristo y Hitler. (Jajaja). Eh… Uno de ellos es bueno. (JAJAJA). No sé por qué he dicho estos. Puede ser que por Russell Brand, que es un humorista inglés. Hace un show sobre Gandhi, Che Guevara y Jesucristo; me gusta mucho y creo que se me ha quedado en el cerebro de alguna manera. Ahora, Hitler no sé por qué está ahí, me estoy asustando.

Hay gente que antes de escucharme dirá ‘esto seguro es rap o pop’… En cambio si es un tío con barba, mujer e hijos dices ‘oye este tío controla, seguro que ha leído a los autores clásicos’

entrevista-ayora-barcelona-qualsevol-nit
  1. Froid es instrumental. Así que hablemos de cómo se habla sin hablar. ¿Qué opinas del diseño de la carátula?

Era un dibujo que hacía yo en las libretas. Como cuando hablas por teléfono y mientras estás moviendo el boli, que es tu subconsciente el que dibuja. Yo dibujé eso pero no sabía qué significaba, por eso me pareció buena idea ponerlo en una carátula. ¿Qué significa para ti?

  1. Era como una carretera partida. Seguimos con La caverna. Ahí es donde se introduce el título del disco: Hay más luz. Entonces, te pregunto, si yo ahora me pusiera a componer canciones a lo loco, ¿cuáles serían los siguientes pasos hasta llegar al álbum?

Me lo pones difícil. En el momento en el que escribí La caverna no pensaba en nada de esto. Solo en escribir otra canción. Después busqué una banda y un mánager. La figura del mánager lo que hace es hablar por encima de ti con la gente de la música. A la hora de hablar de dinero también, no es lo mismo que digas tú el precio a que lo diga tu representante. Y el siguiente paso ya es decidir si discográfica o no. Si lo sacas tú solo, asumes todos los gastos y riesgos, es decir, todas las victorias y todos los fracasos. En cambio si vas con una discográfica, vais todos en un mismo barco. Así que ya puede ser buena la relación que tenéis. También llevan toda la parte de promoción, en mi caso además fabricaron el disco, y lo distribuyen. Son muchos factores. Yo he estado un año y varios meses desde que salió del horno el disco, hasta que finalmente ha salido. Ha estado en “la lata”, como se decía antes.

  1. Los colores ahora, que líricamente me gustó mucho. ¿Qué te inspiró para escribir este tema y para escribir en general? Y si escribes algo más aparte de canciones.

Los colores es la más sucia de sonido y de letras, y me la inspiró un poco la rabia de cuando empezaron a salir todas las tramas de corrupción. Estamos hablando del 2010, 2011. Cuando lo del 15M. Normalmente es primero la música la que sale, y luego la letra. Porque me viene una melodía, entonces trato de poner palabras que encajen hacia donde va el sonido. En este caso fue al revés. No me gusta escuchar en un mismo disco tres canciones que traten sobre el mar, por ejemplo. Me quedo como ‘dilo todo en una puta canción, ¿no?’, entonces me reservo bastante las letras para el final. También me has preguntado si escribo algo más. Pues no mucho. Alguna vez he escrito poesía, para ver si podía hacerlo. Pero yo escribo canciones.

  1. Hablando de letras. Quiero rescatar lo que dices en Palabras de sabio: “Cada vez pensamos menos y pensamos saber más”. ¿Quién es sabio para ti?

Los ancianos. Los que se están acabando ya. Ellos son la gente que saben quién es en el fondo Pablo Iglesias o Pedro Sánchez, porque los han visto antes en otra época. Saben más porque tienen más experiencias. Se han pegado más ostias, y se las han metido los demás también.

  1. Y acabas con Mi fin. Habéis sacado el disco el 6 de mayo: ¿Cómo lo está recibiendo el público y qué nuevos proyectos de futuro hay a la vista?

A la gente le gusta. También es verdad que no me llegan las malas críticas, solo me hacen llegar las buenas. Al público parece que le gusta que cante en castellano. Que esa es otra, en inglés tardan un poco en reaccionar pero en castellano lo entienden al instante. Si dices la palabra ‘puta’, por ejemplo, estoy pensando en un tema de Sanjosex, la gente salta rápido. El futuro es sacar otro disco. Y otro más. Como mínimo cuatro. Y subiendo.

 

Entrevista publicada originariament a La Columna al juliol de 2016.